lunes, 8 de agosto de 2011

Dentro

Wiliam-Adolphe Bouguereau
Pesar
Pesar, cuánto convienes a mi alma,
Remordimiento, qué cercano eres,
Más que un hermano ya, cercano mueres
Y resucitas contrición en calma.

Serenidad, qué lejos desenjalma
Tu mano recia la montura, quieres
Reposar dondequiera que estuvieres,
Pero nunca en mi pecho o en mi palma.

Todo por ti, Serenidad terrible,
Todo por tu expansión siempre remota
Y tu promesa aquí siempre vacía.

Cuando es pesar lo que en tu espacio brota
No hay para ti, Serenidad, bahía,
Solo un mar de reproches inasible.

No hay comentarios:

A magistris

Seguidores