viernes, 5 de agosto de 2011

Día

John William Waterhouse
La bola de cristal
Cerrar los ojos y explorar las huellas
De rostros que impregnaron la pupila,
La urdimbre de miradas, la tranquila
Resurrección del ojo en las estrellas.

Temblar sobrecogido de centellas,
Y en el cuello el perfume de una lila
Olvidada y marchita que adormila
La carne demolida y sus querellas.

Esperar en el sueño redención
Y despertar sabiendo su imposible.
Llenar de pesadumbre el corazón

Para poder vaciarlo de insufrible.
Anegar en dolor la sinrazón
Y escuchar otra vez su voz terrible.

No hay comentarios:

A magistris

Seguidores